Si eris estremeñu, palra estremeñu

Enteracionis i pensaerus del puebru estremeñu.

Leyenda e la Serrana e La Vera

Posted by The Father en Domingo, 20 enero, 2008

Siguru que tós vuhotrus,  eis sintiu palral al tentu la que, quiziás seya la leyenda con mas nombreria de tolas estremeñas: La Serrana e La Vera. Enas montañas de La Vera desistia una muhel enfurruñá colos hombris i, açonchá enos montis, mataba al qu’entallaba. Albondus autoris án escrebiu sobri ella, peru me queu con esti romance que hizu Máximo Cruz Rebosa

Velallí en Garganta l’Olla
polas tierras de la Vera,
va ahilandu la Serrana
bien calá la su montera;
cola honda ena centura
i treciá la su escopeta.

S’á alcuentrau un pastolcinu
que huegaba a la rayuela
i l’idi: -Yeu!, pastolcinu,
bien carean las ovehas.

-Remachin u nu remachin,
qué cudiau le da a ella.

-Pastorcinu, pastorcinu,
¿sabis tocal la vigüela?

-Pus sí, siñá; sí, siñá,
el rabel si osté me diera.

L’á catau pola manu,
le lleva pala hulera.

Nu le lleva pol caminus,
ni tapocu pol vereas.

Le lleva punos montis
más espesus que la yelba.

-Pastolcinu, pastolcinu,
esta nochi, rica cena,
de perdizis i conehus
la petrina llevu enllena.

Ena cimera, nel monti
le alcuentrun ya ena hulera.

Deque entrun, va la Serrana
i le mandó afechal la puerta;
i el pastol, cumu era tunu,
l’ehó una mihina abierta.

Entallau pola manu
l’á subiu l’escalera;
le mandó alú hazel hueu
i a la luzi e la fuguera
él á viu albondus güesus
con albondas calaveras.

-Cúyu es veloquí estus güesus
i estas tantas calaveras?

-De hombris que yo é matau
pol esus montis i sierras,
cumu tegu vi a hazel
deque mi voluntá quiera.

Pastolcinu, pastolcinu,
cohi i toca esa vigüela.

El pastol nu s’arrochaba
Y a tocal le mandó ella.

La serrana se dormió
col güen son de la vigüela.

El pastol la vio dormia
i se hundeó pa huera.

La serrana s’ispieltó
ahullandu cual béstia
i brincandu cumu corça
lo siguió un cuartu luegua.

-Pastolcinu, pastolcinu,
nu ves que la cayá ehas?,

-Muchu palu ai nel monti
pa hazel algotra nueva.

-Pastolcinu, pastolcinu,
nu ves qu’ehas la montera?

-Muchu pañu nel mi puebru
ai pa’algotra más güena.

-Pastolcinu, pastolcinu,
nu ves qu’ehas una oveha?

-Inque milenta ehara,
a pol ellas nu golviera.

Cola honda, la serrana
le hundeó una piera,
que si nu es puna enzina
le barrundi la caeza.

Yeu, izi ella, villanu,
c’a mí ya me revelas;
qu’el mi pairi hue pastol
i la mi mairi, una yégua;
que él manducaba pan
i ella careaba yelba.

2 comentarios to “Leyenda e la Serrana e La Vera”

  1. Miguel said

    Buenas tardes: Me he encontrado en su página el siguiente documento:
    “« Puemas de nombreria: DanteLa palra purtuguesa ena Güiquipeya »
    Leyenda e la Serrana e La Vera

    Publicado por The Father on Domingo, 20 Enero, 2008

    Siguru que tós vuhotrus, eis sintiu palral al tentu la que, quiziás seya la leyenda con mas nombreria de tolas estremeñas: La Serrana e La Vera. Enas montañas de La Vera desistia una muhel enfurruñá colos hombris i, açonchá enos montis, mataba al qu’entallaba. Albondus autoris án escrebiu sobri ella, peru me queu con esti romance que hizu Máximo Cruz Rebosa

    Velallí en Garganta l’Olla
    polas tierras de la Vera,
    va ahilandu la Serrana
    bien calá la su montera;
    cola honda ena centura
    i treciá la su escopeta.

    S’á alcuentrau un pastolcinu
    que huegaba a la rayuela
    i l’idi: -Yeu!, pastolcinu,
    bien carean las ovehas.

    -Remachin u nu remachin,
    qué cudiau le da a ella.

    -Pastorcinu, pastorcinu,
    ¿sabis tocal la vigüela?

    -Pus sí, siñá; sí, siñá,
    el rabel si osté me diera.

    L’á catau pola manu,
    le lleva pala hulera.

    Nu le lleva pol caminus,
    ni tapocu pol vereas.

    Le lleva punos montis
    más espesus que la yelba.

    -Pastolcinu, pastolcinu,
    esta nochi, rica cena,
    de perdizis i conehus
    la petrina llevu enllena.

    Ena cimera, nel monti
    le alcuentrun ya ena hulera.

    Deque entrun, va la Serrana
    i le mandó afechal la puerta;
    i el pastol, cumu era tunu,
    l’ehó una mihina abierta.

    Entallau pola manu
    l’á subiu l’escalera;
    le mandó alú hazel hueu
    i a la luzi e la fuguera
    él á viu albondus güesus
    con albondas calaveras.

    -Cúyu es veloquí estus güesus
    i estas tantas calaveras?

    -De hombris que yo é matau
    pol esus montis i sierras,
    cumu tegu vi a hazel
    deque mi voluntá quiera.

    Pastolcinu, pastolcinu,
    cohi i toca esa vigüela.

    El pastol nu s’arrochaba
    Y a tocal le mandó ella.

    La serrana se dormió
    col güen son de la vigüela.

    El pastol la vio dormia
    i se hundeó pa huera.

    La serrana s’ispieltó
    ahullandu cual béstia
    i brincandu cumu corça
    lo siguió un cuartu luegua.

    -Pastolcinu, pastolcinu,
    nu ves que la cayá ehas?,

    -Muchu palu ai nel monti
    pa hazel algotra nueva.

    -Pastolcinu, pastolcinu,
    nu ves qu’ehas la montera?

    -Muchu pañu nel mi puebru
    ai pa’algotra más güena.

    -Pastolcinu, pastolcinu,
    nu ves qu’ehas una oveha?

    -Inque milenta ehara,
    a pol ellas nu golviera.

    Cola honda, la serrana
    le hundeó una piera,
    que si nu es puna enzina
    le barrundi la caeza.

    Yeu, izi ella, villanu,
    c’a mí ya me revelas;
    qu’el mi pairi hue pastol
    i la mi mairi, una yégua;
    que él manducaba pan
    i ella careaba yelba.

    Esta entrada fue publicada el Domingo, 20 Enero, 2008 en 17:35 y esta archivado en Traucionis. Etiquetado: cuentos, Extremadura, Leyendas, libros, literatura. Puede acompañar las respuestas a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Puedes deja un comentario, o trackback de tu propio sitio.”

    Yo soy nieto de D. Máximo Cruz Rebosa que fue Maestro Nacional, condecoredo con la medalla de Alfonso X el sabio (1958). El mismo murió en 1960.
    Me encuentro en la actualidad escribiendo la biografía de mi abuelo, completada con los numerosos trabajos que realizó y por ello desearía ponerme en contacto con el autor de este artículo para que me informe, a ser posible, en que circunstancias ocurrió y si posee otros datos acerca de D. Máximo.

    Agradeciendo de antemano la atención que me presten, un saludo, Miguel Cruz Ramos.
    Dirección de correo: piornal@teleline.es

  2. Chema said

    Estupenda traducción, desde siempre me ha encantado este romance. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: