Si eris estremeñu, palra estremeñu

Enteracionis i pensaerus del puebru estremeñu.

Archive for 10/01/08

Leyenda e la Prencipesa encantá del Paláciu de las Veletas

Publicado por The Father en Jueves, 10 enero, 2008

 

Caçris era una emportanti praça huerti árabi. Huerun abondas las ententonas p’arreconquistala, peru toinus huerun bardius hata el reinau d’Afonsu IX. Encrusu pa esti rei, esta labutación gorviosi cuasique imposibri. Hua aconteciu lo mesmu que nalgotras vezis en nu meyandu l’ayua duna dama cuyu nombri s’á escambulliu pa siempri. Tós la hucheaban la Prencipesa.

Gobelnaba la ciá un Kaid importanciosu i foitu, que sostribaba la su repoténcia enas sus efensionis que l’arrodeaban. La ciá estaba cuaharingá pol develsus alcaçris i mansionis de los hefis u capicorronis agarenus. Comunicabansi pol mé correoris soterrañus. Várius tinian salierus açonchaus huera las murallas. Entri ellus iba un correol llamau Mansaborá, c’ahilaba retuertu, asoterrau, atorau i aportaba, endispués de descrebil un ánglu retu, pala ronda e las güertas. Abonda henti á sentiu el espritu e la mora poncima las murallas, güerta en gallina con pollinus d’oru. Lo qué iba hadiu esta muhel pa sel castigá d’aquella maea? Ná, namás que sel una muhel, repulia i namorá.

Afonsu IX e Lión s’iba encabezonau en esperrial l’Arreconquista palas tierra hucheás “de naidi”. Se tinia qu’esborral el recuerdu el primel marru. P’aconseguilu llamó a los sus mehoris cabeceras. Queria convencel al Kaid de los Alcaçris de que l’ententona era difinitiva. Indirgó un’embahá pa sel alcibia pol siñol Alkaide e la hortaleza. Mandaba ena embahá un emportanti, arriscau i puliu cabecera. Deque vinu pal paláciu pú pisteal a la repulia agarena, la solehia, i pol mé destu, lo mas queriu del Kaid. Nu hue mestel mas na c’un alcuentru, sin parabrina anguna, pa qu’el cabecera, anti el marru e la rindición del pairi, lo compensasi col enamoriscalsi e la su iha. En cruzandu la sala i en ihendu condiós, una dama le dio un cumpriu al cabecera lionés: un pañolinu, recuerdu e la su vesita. Ogañazu era una consínia mu gastá. Mahinaivus el su semplanti deque, endispués de llegal a la su tienda, s’atoconó con una carta qu’idia: “Acorri tolas nochis pal callehón de Mansa Alborá, i una dama t’acompañará hata la mi prehéncia”. El cabecera pensó siempri nuna tramposeria, peru el su corazón le palraba dun amol que puia sel el escomencípiu dun sueñu e ventura. I hue. Cuandu menus lo barruntaba, entremeyas la fusca, una güena aya moruna l’envitó pa l’alcoba e la su siñora. Endispués de bandeal el correol, pú guipal lo repulia qu’era la muhel que l’iba esmontau. Los alcuentrus se ripitun i el namorau cristianu diba tolas nochis a satishazel la sedi e amol de la agarena.

Pasun los dias i el celcu acontinaba nel mesmu estau. El namorau caballeru, gastandu el efetu qu’iba aconseguiu nel corazón de la su prencipesa namorá, se precuró las llavis de l’entrá pal correol. Iba hadiu plomesa, arrecarcandu que namás que las gastarie palas sus vesitas de queriu. I hue asina al prencípiu, peru en aquel inti e runcha enuti, valian emaseau las sus responsabiliais de cabeceru i caballeru. Romeaba encrusu que si puian envadil la ciá i él se hazia vel polas sus especialis acionis, lo tendrie mas chupau pa hazelsi col prehenti del su Rei, i con él sacralizal los amoris, que pol açonchaus, l’ahinaban abondu. 

El arriscau cabeceru aconsiguió que s’aprebara la su idea: las trupis afonsinas hadrien un farsu ataqui a las murallas polos laus contrárius de la puebración. Él, siguiu duna pioná, s’espetarie enos salonis del alcaça, sembrandu grima i fafarranchu. Las cosas huerun emaseau chupás. El Kaid halló la razón de la su palícia. Endinau polas acionis de la su ihina hundeó una maldizión mas huerti que la muerti mesma: l’emburacó cola su aya i colas sus damas nel soterrañu que daba pal callehón de Mansa Alborá, ondi, en castigu pola su traición, remanecerien hata que los ihus del Profeta gorviesin p’arreconquistal la praça en manus cristianas pola su curpa. Pa que naidi puyera alcuentralas, l’entrá i salieru del correol s’escambahinun de la vista e los simpris mortalis.

I velallí, remaneci l’encantá i maldizia principesa, acompañá pola su aya fiel i las sus nuevinas damas, pola maldizión puerosa el Kaid, güertus los sus ahinaerus nel croqueu de gallinas i pollinus, nu tien algotru inti e deversión qu’el que cuasique a tós los seris maldizius ofreci la nochi e San Huán: Salin altoncis a dal un garbeu polos arreoris i hundean hondas boqueás, supricantis pius, asperandu el dia del su rescati.  

Huentis: Miguel Muñoz de San Pedro, Condi e Canillerus, “Extremadura la tierra donde nacían los dioses”

Publicado en Traucionis | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.